Entradas

Mostrando entradas de enero 13, 2009

El poder de la mente

Imagen
Es curioso cómo trabaja a veces la mente cuando estamos nerviosos y no sabemos qué va a ser de nosotros. Siempre se pone a trabajar, a veces a cien por hora, inventando y elucubrando mil cosas, quizá todas equivocadas; de tal modo que parece que todos llevamos en nuestro interior el alma creativa que anhelan los escritores de ficciones para sí.
Pongo por ejemplo el caso de lo que me sucedió hace ya unos días. La ambientación es una de las que más veces ha visto este tipo de comportamiento por parte de una atormentada mente humana: un hospital; más concretamente, una camilla sobre la que estar tumbado.
Creo que pocas situaciones puede haber en las que sentirme más solo e indefenso para que se haga conmigo lo que sea. Es como esos sueños en los que te persigue el enemigo y eres incapaz de moverte. Aquí estás tumbado, sin poder levantarte, sin dominio sobre tu cuerpo –porque una bata blanca dijo hace un rato “no te muevas”- para dejar que una, dos o un grupo de personas que ronda a tu alre…

El poder de la mente

Imagen
Es curioso cómo trabaja a veces la mente cuando estamos nerviosos y no sabemos qué va a ser de nosotros. Siempre se pone a trabajar, a veces a cien por hora, inventando y elucubrando mil cosas, quizá todas equivocadas; de tal modo que parece que todos llevamos en nuestro interior el alma creativa que anhelan los escritores de ficciones para sí.
Pongo por ejemplo el caso de lo que me sucedió hace ya unos días. La ambientación es una de las que más veces ha visto este tipo de comportamiento por parte de una atormentada mente humana: un hospital; más concretamente, una camilla sobre la que estar tumbado.
Creo que pocas situaciones puede haber en las que sentirme más solo e indefenso para que se haga conmigo lo que sea. Es como esos sueños en los que te persigue el enemigo y eres incapaz de moverte. Aquí estás tumbado, sin poder levantarte, sin dominio sobre tu cuerpo –porque una bata blanca dijo hace un rato “no te muevas”- para dejar que una, dos o un grupo de personas que ronda a tu alre…