Entradas

Mostrando entradas de noviembre 2, 2010

Sin barcos en el puerto...

Imagen
Acabo de leer una entrada de un blog que se escribió hace ya tres semanas. Comienza hablando de la presión que sufren a veces los escritores de grandes sagas por parte de sus fans cuando estos ven que las continuaciones que tanto ansían tardan en llegar.
Pero después la autora traslada la historia a su propia situación. Según dice, lleva siete meses bloqueada, escribiendo “prácticamente nada” “con un enorme esfuerzo y muy poquita calidad literaria”.
Y se me da ahora por mencionar este tema aquí porque, ¿a quién no?, a mí también me pasan estas cosas. Sin embargo, uno de los motivos por lo que es bueno que los autores desagüemos nuestras palabras en diarios como este es porque, irónicamente, situaciones como esta nos hacen escribir. Sí, cuando uno se sienta a escribir un poco más de esa novela que arrastra desde Enero, y siente que las palabras no fluyen, siente que no está cómodo en la silla, que el portátil ya se está calentando demasiado debajo de las manos, que se muere de calor,…

Sin barcos en el puerto...

Imagen
Acabo de leer una entrada de un blog que se escribió hace ya tres semanas. Comienza hablando de la presión que sufren a veces los escritores de grandes sagas por parte de sus fans cuando estos ven que las continuaciones que tanto ansían tardan en llegar.
Pero después la autora traslada la historia a su propia situación. Según dice, lleva siete meses bloqueada, escribiendo “prácticamente nada” “con un enorme esfuerzo y muy poquita calidad literaria”.
Y se me da ahora por mencionar este tema aquí porque, ¿a quién no?, a mí también me pasan estas cosas. Sin embargo, uno de los motivos por lo que es bueno que los autores desagüemos nuestras palabras en diarios como este es porque, irónicamente, situaciones como esta nos hacen escribir. Sí, cuando uno se sienta a escribir un poco más de esa novela que arrastra desde Enero, y siente que las palabras no fluyen, siente que no está cómodo en la silla, que el portátil ya se está calentando demasiado debajo de las manos, que se muere de calor,…