Entradas

Mostrando entradas de marzo 22, 2011

Entre limones, Chris Stewart

Imagen
No suele ser esta una de mis lecturas acostumbradas, pero este libro calló en mis manos por casualidad y, aunque en un principio no llamó mi atención ni un ápice, me lancé a él en un momento en el que necesité dos días de lectura ligera, que me sirviese para pasar el tiempo y que me entretuviese sin fatigarme demasiado.
Al principio, leí la primera frase y luego la sinopsis y la pequeña reseña del autor, echando después el libro a un lado. Pero, si digo que luego me lancé a él es porque, más adelante, al ponerme en serio a leerlo, no lo solté hasta que lo acabé.

Narra la extraña y “pintoresca” historia de un matrimonio británico o, más bien, de un hombre que arrastra a su mujer a Andalucía para cambiar su acomodada vida británica por un cortijo andaluz. La novela abarca diez años de sus vidas y es ágil, de rápida y fácil lectura, y muy sencillita de leer. Ideal para pasar un buen rato sin romperse demasiado el seso y, de paso, reírse un rato del “guiri” que trata de adaptarse a la vida …

Entre limones, Chris Stewart

Imagen
No suele ser esta una de mis lecturas acostumbradas, pero este libro calló en mis manos por casualidad y, aunque en un principio no llamó mi atención ni un ápice, me lancé a él en un momento en el que necesité dos días de lectura ligera, que me sirviese para pasar el tiempo y que me entretuviese sin fatigarme demasiado.
Al principio, leí la primera frase y luego la sinopsis y la pequeña reseña del autor, echando después el libro a un lado. Pero, si digo que luego me lancé a él es porque, más adelante, al ponerme en serio a leerlo, no lo solté hasta que lo acabé.

Narra la extraña y “pintoresca” historia de un matrimonio británico o, más bien, de un hombre que arrastra a su mujer a Andalucía para cambiar su acomodada vida británica por un cortijo andaluz. La novela abarca diez años de sus vidas y es ágil, de rápida y fácil lectura, y muy sencillita de leer. Ideal para pasar un buen rato sin romperse demasiado el seso y, de paso, reírse un rato del “guiri” que trata de adaptarse a la vida …