Entradas

Mostrando entradas de octubre 11, 2011

El gabinete de curiosidades, de Marie Rutkoski

Imagen
Hay veces en las que te encuentras en la “necesidad” de hacerte con un libro nuevo. Un libro que no estés buscando, un libro del que nadie te haya hablado antes; como si estuvieses dando la oportunidad a un libro de que te compre a ti, por así decirlo, de conocerte a ti. Y te lanzas a la caza sin saber si los próximos días te dedicarás a la fantasía, a la ciencia ficción, a la histórica, a la realista, al western… a lo que sea. Y, aunque hay opiniones diversas sobre este particular, yo creo (al menos a mí me sucede) que la portada de un libro tiene mucho que ver a la hora de decidir en momentos como este. La portada es lo primero que atrapa y cautiva para que la historia que pretende reflejar sea la que te absorba durante los próximos días.

Fue esto precisamente lo que me sucedió con El gabinete de curiosidades. No sabía nada de este libro, ni conocía a la autora, ni me importó en absoluto que fuese una lectura escrita específicamente para lectores de entre 9 y 12 años. Castillos en el…

El gabinete de curiosidades, de Marie Rutkoski

Imagen
Hay veces en las que te encuentras en la “necesidad” de hacerte con un libro nuevo. Un libro que no estés buscando, un libro del que nadie te haya hablado antes; como si estuvieses dando la oportunidad a un libro de que te compre a ti, por así decirlo, de conocerte a ti. Y te lanzas a la caza sin saber si los próximos días te dedicarás a la fantasía, a la ciencia ficción, a la histórica, a la realista, al western… a lo que sea. Y, aunque hay opiniones diversas sobre este particular, yo creo (al menos a mí me sucede) que la portada de un libro tiene mucho que ver a la hora de decidir en momentos como este. La portada es lo primero que atrapa y cautiva para que la historia que pretende reflejar sea la que te absorba durante los próximos días.

Fue esto precisamente lo que me sucedió con El gabinete de curiosidades. No sabía nada de este libro, ni conocía a la autora, ni me importó en absoluto que fuese una lectura escrita específicamente para lectores de entre 9 y 12 años. Castillos en el…