Entradas

Mostrando entradas de mayo 17, 2012

Camina hacia el horizonte

No sé por qué nunca lo publiqué aquí, pero más vale tarde... Este es un relato que había escrito hace tiempo, una tarde que tenía ganas de reírme yo solo escribiendo. El original era bastante más extenso, pero esta versión  sirvió para ser finalista de un concurso menor, el III Premio de Relato Humorístico “Ocurrencias Varias” organizado por un tal Erty en su blogOcurrencias Varias:

CAMINA HACIA EL HORIZONTE
—¡Yo sólo quiero saber por dónde debo ir a comprar una unidad PRL, maldita sea!

—Señor, computo que ya se lo dije.

—¿Qué me has llamado?

—Eso no computa…

—Maldita sea, dime de una vez por dónde debo ir…

—¿Destino?

—¡A comprar una unidad PRL, asqueroso montón de silicio!

—Ya le he dicho que tiene dos opciones: la escalera o el ascensor.

El hombrecillo, a punto de estallar en llamas a través de sus ojos inyectados en sangre, trató de mantener la calma. Llevaba unos minutos discutiendo con el recepcionista y no sabía ya qué hacer para que le entendiera, pero alterarse no le serviría de nada. C…

Camina hacia el horizonte

No sé por qué nunca lo publiqué aquí, pero más vale tarde... Este es un relato que había escrito hace tiempo, una tarde que tenía ganas de reírme yo solo escribiendo. El original era bastante más extenso, pero esta versión  sirvió para ser finalista de un concurso menor, el III Premio de Relato Humorístico “Ocurrencias Varias” organizado por un tal Erty en su blogOcurrencias Varias:

CAMINA HACIA EL HORIZONTE
—¡Yo sólo quiero saber por dónde debo ir a comprar una unidad PRL, maldita sea!

—Señor, computo que ya se lo dije.

—¿Qué me has llamado?

—Eso no computa…

—Maldita sea, dime de una vez por dónde debo ir…

—¿Destino?

—¡A comprar una unidad PRL, asqueroso montón de silicio!

—Ya le he dicho que tiene dos opciones: la escalera o el ascensor.

El hombrecillo, a punto de estallar en llamas a través de sus ojos inyectados en sangre, trató de mantener la calma. Llevaba unos minutos discutiendo con el recepcionista y no sabía ya qué hacer para que le entendiera, pero alterarse no le serviría …